Finals in China (Eileen and Laura’s versions)

 

Eileen’s version

From writing this paper I learned that I am complete control freak. I also learned that Laura must be a really nice individual for still being friends with me. Once I got over the fact that a partner paper means I can’t have everything my way, things went really well. I liked this exercise, because saying things aloud really helped to generate ideas, and discussing these ideas really helped to formulate analysis. On that note, if I had not had Laura to tell me to stop rambling on about ideas, I wouldn’t have a paper. So, despite the fact that our individual approaches to writing are quite different, the partnership worked really well. I, unfortunately, often fall into the trap of writing too much. Laura, however, seems to be very disciplined in her writing. It can take her a while to come up with an idea, but once she does she goes with it. I think my pages and pages of little tidbits and sentences drove her to madness, so naturally she took over the typing part. I think we both would agree that was for the best, as we actually started to get a paper together at that point. Also, once I finally started listening to what she had to say we started to get a pretty decent paper going. My only complaint is that writing a paper with another person takes FOREVER. Although, I think I definitely learned much more than I would have if I wrote it by myself.  I would even go as far as to say that we had some really good discussions about the course material. I should also add that we are roommates, which I guess is a pretty risky person to choose as a partner for a paper. However, I think it worked out pretty well in our case. We’ve spent all semester discussing the course material, so coming up with ideas together wasn’t anything radically new. Plus, we already knew how to deal with each other. Also, it sounds like Laura is writing a novel across the room from me for this reflection (yet another one of our differences.)  Maybe I misunderstood the reflection portion of the assignment, but I hope my summary of the experience will suffice.

ESTA SEMANA TUVE EXÁMENES FINALES Y POCO TIEMPO PARA ESCRIBIR UN POST. SIN EMBARGO, PARA UNA DE MIS CLASES ESCRIBÍ CÓMO HABÍA TRABAJADO CON EILEEN, MI COMPAÑERA DE CLASES Y DE CUARTO. PUBLICO EL CHISME ACÁ PORQUE ASUMO QUE ENTRA EN LA CATEGORÍA DE «REPORTES DESDE LEJOS».

 

 

Laura’s version

After finishing class on Wednesday the 11th, I told Eileen I was really surprised that I am in fact becoming an editor. Eileen and I had been working together for this final paper for one of the most challenging courses at The Beijing Center. So far I had really been playing the role of the editor by asking endless questions to ourselves in order to organize the large amount of information we had, seeking for a coherent structure to write our thoughts in a logical way and, most importantly, directing the torrent of ideas that Eileen had in mind.

The paper-making formally started the previous week on Friday night. Instead of going out or doing any of the activities that youth are supposed to do for fun, Eileen and I set an appointment in our room to think about Chinese state and society. We started by understanding what we had done during the course. We asked endless questions that we later answered to ourselves. During the process we not only found the logic of the current syllabus, but also realize how much we had actually leaned about the country in which we have been living. It ended up being fun. When we were almost done going through all the selected material we had looked at, Eileen came up with an idea that might sound simple but acctually has infinite complexities; when we are looking at the state and the society we are actually observing something bigger, we are looking at the whole, we are looking at China! That meant that to examine the country we could choose the category we wanted, not only State and Society.

In following sessions, after considering “Power”, “Narratives”, and even the “You will never understand” perspectives, we finally decided to use “Revolution and Reform” to link together the information we had. We went through the materials again and wrote a list that involved a lot of discussion and me saying to Eileen that the ideas were too long, had lost the point or weren’t relevant for the focus we had chosen. I guess we have many thoughts to express and we are happy they seem intelligent and worth to share. I was sometimes too tough cutting contents and Eileen too enthusiastic about all she could say. She drank beer when I had Chinese tea and we both made a team of classmates, roommates and friends that got to complement to each other.

On Wednesday the 11th my partner in this mission and I got on the subject of me being an editor because we were inevitably talking about our exam after having class. Mosses had just talked about the specific point we had discussed just the night before: the relationship between Revolution, Reform and Resistance in Chinese state and society.

The rest of the story is more or less the same, Eileen and I discussed more than we had expected to. We also talked a lot when the complicated process of writing with four hands (like when two pianist play in the same keyboard) started. At the end we succeeded. Even if we don’t reach the A+ we considered our effort deserves, we were able to “begin to comprehend and to speak about the Chinese system in a more sophisticated way” without Sacarnos los ojos, AKA ‘gouging out each other’s eyeballs´ (not totally sure if that idiom exists in English).

Love from Beijing,

Laura
Diciembre 12 de 2013
@amarillopopis

Mi muchedumbre

Lo que pasa en occidente —o al menos en en que yo vivo— es que las personas se desplazan y usualmente poco importa a dónde vayan o con quién. Yo me muevo entre la muchedumbre de la universidad y la gente ni se entera, así cómo yo no me entero de ellos y los refiero como «muchedumbre».

Read More

Derechos Civiles

De vuelta mi cuarto había charlado tanto con Eileen sobre la sociedad china y nuestra más reciente lectura para clase que se volvió inevitable escribir sobre el tema. 

Read More

La casa

Apuesto que la sensación se repite entre la juventud nómada. La casa no es el techo y las paredes que me esperan en Bogotá, sino los momentos y los lugares en los que estoy con las personas queridas.

Read More

Chinese Singles’ Day y todo lo que pasa a las 11:11 del 11

La misma curiosidad que hace sonreír cuando miramos el reloj a las 11:11, la de una parranda de unos en una medida que cuando se consulta suele ser irregular, impulsó a un grupo de chinos desconocidos a promover el Día de los solteros el 11 del mes 11

Read More

Pingyao

Una publicación sobre Pingyao, una de las ciudades más lindas que visité en China. Mientras merodeaba por estos lares me sentía como explorador de NatGeoDiscovery Travel and Living y Lonely Planet; todo a la vez. 

Read More

Primero de octubre en Tiananmen Square

IMG_1275.PNG

Un aplauso para las pesonas de Google que vinieron con la idea de celebrar con doodles las fechas, los lugares, los personajes y las ideas del putas que han significado cambios en las maneras del mundo. Frecuentemente me saca una sonrisa ver homenajeados a los que admiro en las diferentes versiones del logo del buscador. Los doodles informan y alegran la mañana, a la par que bajan la rentabilidad del planeta con el tiempo que los usuarios gastan curioseando, o al menos eso leí en este otro blog, por cierto, ese sí que lo recomiendo.

Entre mis doodles favoritos están el de la conmemoración de los ochenta y cinco años de Sendak, el de la celebración del Diamond Jubilee de la Reina Isabel -Isa, de cariño-; el del cumpleaños de Michael Jackson en el 2009 y, ahora, el de la celebración del día nacional chino.

Por cuenta del evento que inspiró el doodle tuve unos días de receso para disfrutar Beijing. El plan original era aprovechar el ratico y conocer Shanghai, pero las hordas chinas bloquearon mi camino; los tiquetes de tren se agotaron de la noche a la mañana, ¡literalmente! En lugar de ir a la cita con Laura (mi tocaya y compañera de travesías) para comprar los boletos, fui a una cena en la que una señora agradeció a un compañero por haberla contactado luego de encontar su iPhone en la calle. La dama no solo invitó a Lance -el chico-, sino que también insistió para que trajera a quince amigos con él. Comí como los dioses. Por razones chinas que aún desconozco los tiquetes de tren comienzan a venderse doce días antes de la fecha del viaje en Internet y diez en agencias de viajes. Para comprar en línea se necesita una tarjeta china, la mía es colombiana. La tutora de mandarín de Laura iba a ayudarnos con la suya, ante mi ausencia esa noche prefirió esperar. Laura suplicó que hiciera click en «Comprar» asegurando que yo estaba convencida del viaje, eso no vale para los chinos. A la mañana siguiente intentamos de nuevo, pero los lugares en el tren se habían agotado.

Atrapada en Beijing durante la Golden Week hice un plan con mis amigos para conocer la ciudad como si fueramos turistas; que de hecho es nuestro rol. Ayer fui a una exposición de las Semana del Diseño en Beijing y hoy (primero de octubre), a las seis de la madrugada, casi conocí Tiananmen Square.

El día nacional se celebra el primero de octubre. Básicamente lo que se conmemora es la fundación oficial de La República Popular China. El mismo día del mismo mes de 1949, Mao Zedong se paró en la Gate of Heavenly Peace -en Tiananmen Square- e inauguró el país del partido comunista que gobierna hasta hoy. Leí en las noticias una cita de una publicación en Weibo (el Twitter de acá) que refleja la actitud de los detractores:

Isn’t our country recognize around the globe as a product of 5000 years of Chinese civilization? How can a group of people say it 64 year-old? Rumor, definitely, a rumor.

En todo caso, una vez en Beijing el famoso día, ¿por qué no ir a la celebración? El cuatro de junio del año pasado asistí -por accidente- a la fiesta en Buckingham Palace de los sesenta años de la Reina Isa en el trono; el evento fue alucinante. El pueblo unido, no por una persona, sino por los símbolos que forman su identidad, fue un espectáculo conmovedor. Para el día nacional chino la asistencia al evento fue premeditada y precedida por una corta pero sustanciosa búsqueda en Internet la noche anterior. Lo único en lo que los sitios estaban de acuerdo era en que la muchedumbre iba a ser fenomenal. La recomendación era clara: Stay away.

A pesar de las señales Laura y yo nos encontramos a las seis treinta del día siguiente y nos dirigimos a la multitud. Aunque las dos salimos con chaqueta impermeable, caminamos estrechas bajo una sombrilla hasta la estación de metro. Avanzamos un poco más de lo debido gracias a que Tiananmen West y Tiananmen East, las estaciones, estaban cerradas. Rumbo a la plaza la policía interrumpió nuestro paso. Un oficial dijo en inglés chino (un nuevo idioma producto del acento del segundo en el primero) que podíamos ingresar a las diez. Esperamos bajo la lluvia.

A las diez treinta nos dimos cuenta que jamás íbamos a entrar. Resulta que no importa cuán temprano un ciudadano corriente llegue a la plaza central de su país, no está invitado a celebrar el día de la instauración de People’s Republic of China. La fiesta nacional es un evento privado reservado para los políticos en el top de la pirámide y para las personas que se necesitan ahí por mera logística. Así como el cielo en Beijing cuenta las consecuencias del modelo económico chino, la celebración del primero de octubre relata el funcionamiento político del país; el gobierno no funciona para la gente que llega en metro a Tiananmen Square, funciona para las personas con conexiones vinculadas al poder y para unos ‘suertudos’ que aterrizan porque el Partido los requiere.

Al final, Laura y yo nos paramos en frente de uno de los centros comerciales más exclusivos de Beijing y vimos la conmemoración de La República Popular China en la pantalla gigante de un local de McDonalds.

Felices días para todos,

Laura
Beijing, 1 de octubre de 2013
laurarojasaponte@gmail.com

Bù là (notas al final)

En mi primera semana de clases en Beijing, me encontré a mi misma un día en la cafetería sin nadie que me ayudara a pedir almuerzo. Al final de mucha mímica y un mandarín precario, logré ordenar un almuerzo vegetariano con poco picante. 

Read More

Me duele la espalda de tanto leer jorobada

El reporte de esta semana es corto porque no hay tiempo y porque incluso revisar lo que escribo me fatiga. Espero comprendan.

Según un artículo que ronda por ahí, China pretende mejorar el nivel de sus estudiantes universitarios con una serie de medidas que incluyen asignar a los estudiantes un volumen de lecturas de maestría o, de ser posible, de doctorado en las clases de pregrado. Según el ideal, a un estudiante chino le quedará menos duro obtener uno, dos o tres títulos de doctorado porque el volumen de trabajo ha sido más o menos el mismo mientras estudiaba para sus títulos anteriores.

Aunque el centro en el que estudio no depende directamente del gobierno del país, mis profesores chinos sí que tienen otros estándares. Para colmo, el único profesor occidental con el que tengo clase es también el Director Académico y tiene todo su empeño enfocado en demostrar que un semestre de intercambio en China no es un paseo auspiciado por la academia. Así las cosas el queridísimo nos dejó para leer más de 200 páginas para leer en solo una semana. 

A propósito, si tienen tiempo y curiosidad, les recomiendo «The civil servant’s notebook», de Wang Xiaofang. Solo cuesta 8 dólares en la tienda de Kindle y da un panorama del funcionamiento de las instituciones chinas (con disparates equiparables a los de algunas instituciones en Colombia). Lo más chévere del recomendado es que se lee por puro chisme porque el libro es el diario de un empleado público.

Tengo por ahí una entrada en el blog de notas que será mi próxima publicación y cuenta con más calma cómo comienzo una vida cotidiana en Beijing. Si cuento con suerte y termino pronto las cuarenta y cuatro páginas de «Understanding China’s Political System» y la primera parte de «The Shorter Columbia Anthology of Traditional Chinese Literature», publico este jueves. Si no, pues no.

Cariños desde la China,

Laura
Beijing, 10 de Septiembre de 2013
laurarojasaponte@gmail.com

La China uyghur

Los campesinos uyghur que conocí en Kashgar viven en una casa de material parecido al bareque. Cultivan algodón, maíz, arroz y un producto chino que no puedo precisar porque me perdí en el inglés complejo del guía local. El gobierno chino va a darle a la familia de cinco miembros un casa de ladrillos. No se sabe cuando, pero tiene 150 metros cuadrados y el agua no se filtra cuando llueve.

La casa de los campesinos —lo confieso— no queda en Kashgar sino en las afueras, de otra manera no serían campesinos, ¿no? En todo caso el sector se llama Maigaiti. Llegar allá nos tomó casi cuatro horas, algo como viajar de Bogotá a Melgar, con la diferencia que las vías en China son impecables y difícilmente se taponan con trancones. Como curiosidad, les cuento que justo ahora escribo desde un bus camino al lago Kalakul.

Hemos pasdo cuatro días en Kashgar, una ciudad cerca a la frontera con Afganistán, Pakistán y Kyrgyzstán, en el noroccidente de China. El calor acá sí que se equipara con el melgareño. A pesar de la temperatura las mujeres se cubren de la cabeza a los tobillos; siempre medias largas y pañoleta en el pelo como las mamás de mis amigos turcos. La influencia de los paises vecinos ha moldeado una población musulmana con cejas pobladas y ojos negros.

La siguiente idea probablemente se repita indiscriminadamente en las publicaciones de este blog, no me importa; la diversidad de este país es abrumadora. En términos de religiones he visto ateos, budistas, cristianos y musulmanes de diferentes estirpes. Los musulmanes de Kashgar no parecen tan fanáticos como he visto en otras ciudades. Sin embargo, a ninguna niña de mi grupo se le ha permitido usar ropa que muestre los hombros o las rodillas, en la discoteca los hombres bailan segregados de las mujeres y toda la región se saluda con “Es salaam aleikum”, la paz esté con usted.

En un acercamiento en la geografía local, Kashgar es la ciudad principal de La región autónoma de Xinjiang, en el sector más al occidente de China. Como la región solo se unió al resto del país hasta el siglo dieciocho, la gran mayoría de los habitantes  —el 70% según mi guía de viajes— no tiene los ojos razgados como el estereotipo de los chinos indica. Las personas de Xinjiang son una mezcla única de las culturas de Asia cental, tanto que tienen su propia lengua; el Turkic-Altaic. La mayoría de ellos pertenecen a la etnia uyghur, por eso en el primer párrafo no hablé de campesinos a secas, sino de campesinos uyghur.

El padre de familia de la casa que visité toca en una banda que tuvimos la fortuna de escuchar. Como la región rara vez es visitada por un grupo tan grande de turistas occidentales (a propósito, los compañeros negros son la sensación) la mejor banda de Maigaiti tocó para nosotros. Abajo dejo el video. Como siempre, el asunto está sujeto a las posibilidades técnicas, así que también adjunto una foto por si las moscas

Cariños,

Laura
Tashkurgan, Región autónoma de Xinjiang