Novedades, después de meses de no publicar.

 

Hace un rato largo no publico en este blog. Estoy convencida que eso tiene que ver con el cambio en mi rutina. Cuando estaba juiciosa, publicando periódicamente, trabajaba en una agencia de publicidad, como planner, y tenía un horario de oficina. No era chévere estar todo el día en el mismo escritorio, pero me permitía hacer mis propios proyectos antes de las 9 am y olvidarme por completo de mis responsabilidades después de las 6 pm. 

Es Karisma, con K

Es Karisma, con K

Desde marzo trabajo en Karisma, una organización que defiende derechos humanos con relación a nuevas tecnologías. Allí no hay un horario fijo y puedo trabajar desde dónde me sienta más cómoda. Eso ha sido un cambio que ha traído felicidad, pero, debo confesarlo, con frecuencia trabajo más de la cuenta. Además, mis proyectos personales ya no tienen un horario fijo, se salieron de la rutina, por eso ha sido complicado sacar tiempo para cosas como publicar en este blog.

Y bueno hay un proyecto nuevo que ahora ocupa parte de mi tiempo libre. Ya lo mencioné en unas entradas de blog viejas y aparece en el home de esta página web, igual quiero mencionarlo en este recuento de novedades. El tal proyecto es Cosas de Internet, un podcast que hago con Santi, llevamos planeándolo desde octubre de 2016, pero sólo en 2017 nos pusimos serios. Mi propósito era aprender a hablar mejor y ganar experiencia en el campo de los podcast, porque planeo ayudar a que más personas entren a este mundo. 

La experiencia en Cosas de Internet ha sido feliz. Obvio, he trasnochado, he discutido con Santi y, para ser francos, nos oyen tres pelagatos (mucha menos gente de la que imaginé). Aún así, ahora me siento más cómoda en frente de un micrófono, creo que hablo mejor (o por lo menos soy más consciente de los errores que debo corregir) y me siento muy motivada sabiendo que tengo otro proyecto propio. 

Para terminar, cada día estoy más segura de lo que quiero hacer cuando sea (más) grande: ensañar sobre tecnología en un formato internetero. 

Cariños, 

Laura

 

 

---- BONUS ----
EPISODIOS MÁS RECIENTES DE COSAS DE INTERNET

 

 

Artículo sobre podcasts y Ciudad de Datos

Maryluz Vallejo, la figura emblemática del periodismo en Colombia, me dejó escribir sobre Ciudad de Datos en Directo Bogotá.

Cada vez que me proponen hablar sobre podcast digo sí, es mi debilidad.

Entonces, si pasan por la Javeriana, cojan una revista y abran la página 57. Después, lean el resto de páginas, porque este número tiene artículos de humedales en Bogotá, arquitectura inglesa/criolla y unas galerías de letreros de tiendas (¿¡quién no ama los letreros de tiendas colombianos!?).

Un abrazo y ojalá se topen con la revista. 

Pd. En caso que quieran verla ya mismo, acá está la versión digital
 

 

 

Comentarios sobre la Ciudad Inteligente

Publicado originalmente en Ciudad de Datos

Luego de editar mil veces el primer episodio de nuestro podcast, terminamos eliminando un montón de contenido sobre las ciudades inteligentes y me gustaría retomar esa conversación acá, porque hay un problema con ese concepto que debemos tratar.

Si lo recuerdan bien, el episodio uno tiene el propósito de señalar una verdad que no muchos conocen: las ciudades en las que vivimos hoy están mediadas por datos. Hay miles de aparatos que recogen información sobre nosotros: piensen en los teléfonos inteligentes que llevamos en el bolsillo; en las tarjetas de transporte; en los carnets que nos dan la entrada a oficinas y universidades, o en las miles de cámaras de seguridad que registran cantidades enormes de información visual.

Esa información, como hemos dicho mil veces en Ciudad de Datos, es usada para tomar decisiones sobre nosotros. Por ejemplo, con nuestra tarjeta de transporte se reúne información sobre qué buses toman las personas, con qué frecuencia, desde qué lugar de la ciudad y a qué hora. Con esos datos la Secretaría de Transporte decide cómo administrar la flota de buses y decide si el bus que me lleva al trabajo pasa a las 9 o a las 9:15.

Esta ciudad de datos es una que no nos había tocado antes, por eso vale la pena preguntarnos: ¿qué queremos de esta nueva forma de vivir? Una de las respuestas a esa pregunta es la «Ciudad inteligente», un modelo para pensar la ciudad en tiempos de datos. El problema con eso es que muchos creen entender de qué se trata, pero pocos pueden explicarlo. Y, al menos en nuestro equipo, creemos que pensar la ciudad de datos como una ciudad inteligente es bastante incómodo.

¿Qué es ciudad inteligente?

Como dije antes, es un modelo para desarrollar la ciudad. Simplemente un molde para pensar en su desarrollo. En este modelo la manera de usar datos es la siguiente: el gobierno se vale de empresas privadas para administrar un servicio determinado (y los datos que derivan de él). Es similar a las licitaciones para construir vías o ejecutar programas de gobierno. Lo que cambia en el modelo de ciudad inteligente es que la empresa privada se vale de datos para hacer el servicio que presta más eficiente.

En nuestra vida diaria ya hay ejemplos de ese modelo de trabajo. Por nombrar uno, el metro de Medellín lo administra (en parte) Motorola Solutions. Esa empresa (privada) decide cómo planear los recorridos del metro (un bien público) con base en la información (por eso es «inteligente»). Esa empresa se preocupa por la eficiencia y la eficacia del metro.

Como ese modelo se basa en información y en optimización, algunos promotores del modelo lo han llamado «inteligente», de ahí el nombre ciudad inteligente.

¿Por qué el modelo es incómodo?

En la ciudad inteligente los actores son los gobiernos y las empresas privadas, ellos toman decisiones sobre el funcionamiento de ciudad. Pero en ese reparto de actores falta uno más, falta la ciudadanía.

Si estamos hablando del funcionamiento de la urbe ahora que tenemos grandes cantidades de información, ¿no deberíamos incluir también a los habitantes?

En el modelo ciudad inteligente el gobierno paga, la empresa ejecuta y los ciudadanos simplemente consumen. No tienen acceso a la información, ni participan en decisiones que afectan su vida y su ciudad.

En Inglaterra y Corea del Sur este modelo toma cada vez más fuerza y hay que tener cuidado con eso porque las empresas hablan de él como el único futuro posible para la ciudad de datos. Como el camino óptimo y más grande. Y quizá, si queremos que más personas participen en la ciudad de datos, es mejor entender que la ciudad inteligente es simplemente un modelo, una visión del futuro, pero que en este momento hay muchas visiones posibles de lo que podemos hacer ahora que tenemos nuevas tecnologías. ¿Vamos a empoderarnos o vamos a limitarnos a la eficiancia y eficacia?  

 
Source: http://www.ciudaddedatos.com/blog/comentar...

KOMBILESA MI: LA TRADICIÓN EN HIP HOP DE SAN BASILIO DE PALENQUE

Kombilesa mi acaba de grabar su primer álbum:

Es una mezcla de rap y música tradicional de san basilio palenque. En parche con la Casa de la Historia, hablé con ellos del nuevo disco y de su legado cultural.

Conversamos con los vocalistas de Kombilesa Mi: Alí Navarro (Mc PM),  José Valdéz (Mc Ukibe, Keila Miranda (KRMP) y Andris Padilla Julio (Afro Neto).

Conversamos con los vocalistas de Kombilesa Mi: Alí Navarro (Mc PM),  José Valdéz (Mc Ukibe, Keila Miranda (KRMP) y Andris Padilla Julio (Afro Neto).

El grupo de músicos vino a Bogotá a presentar «Así es Palenque», su primer disco de RFP, una sigla creada por ellos para referirse al Rap Folklórico Palenquero. Kombilesa Mi, que quiere decir Mis amigos en castellano, se formó en el 2011 con el objetivo de agrupar a diferentes músicos palenqueros que interpretaban rap. De los miembros iniciales hoy quedan nueve músicos, que se dedican a preservar y difundir la tradición de San Basilio de Palenque. Su música es también el legado de un pueblo, por eso sus canciones se cantan en lengua palenquera y sus beats de hip hop suenan a la par del tambor. 


Lo primero es: Kumo kusa atá?: ¿Cómo están?

Andris: Bien. Kusa ta bueno. Asina jue! Kusa ta bueno. Con frío pero bien, excelente.


¿Y cómo les ha ido en Bogotá?

Andris: Muy bien, gracias a Dios, debido a que Bogotá es una segunda casa para nosotros, nos acogen muy bien acá. Tenemos la pelea siempre con el frío, pero con la gente realmente no hay problema (risas).


Y, bueno, vienen a presentar su primer disco...

Varios: Sí, claro. 


Un álbum que grabaron en la casa cultural de Palenque, en Palenque Estudio… ¿Cómo fue eso?

Ali: Bueno, en realidad es un álbum que veníamos trabajando desde hace años y fue un proceso donde se presentaron obstáculos, pero con el favor de Dios logramos alcanzar y lograr el objetivo que era sacarlo. Porque lo veníamos trabajando desde el 2014, pero con la ayuda de ciertos compañeros, Oliver Keen, un inglés, y otros compañeros como Miguel Salgado, que es nuestro mánager, pudimos sacarlo este año y compartirlo para que la gente sepa lo que tenemos y lo que es Palenque a través de nuestras canciones.


Pero cuéntenme cómo fue eso. Ustedes se levantaban, se bañaban, se vestían, ¿y qué pasaba después? 

Andris: Bueno, realmente uno en Palenque tiene una conexión directa con la música, desde el nacimiento, hasta la muerte. Porque la música es el eje que transversaliza la vida del palenquero. Y uno ya tenía ese claro objetivo de sacar adelante este trabajo discográfico, porque era el primer hijo que iba a parir Kombilesa, ¿sí? Entonces es una cuestión que uno a diario realizaba con mucho orgullo, además de las otras actividades que como músico uno ejerce en la comunidad, sin embargo, uno siempre estaba presto a sacar el tiempo para las grabaciones, para las escrituras, para las fotografías. Entonces, son todas esas cuestiones que dieron pie a que se pudiera hacer este sueño realidad de sacar el primer trabajo discográfico de Kombilesa Mi.

José: ¡Primer hijo!


¡El primer hijo! (Risas) ¿Y practicaban todo el día?

Andris: Realmente nosotros como Kombilesa Mi practicábamos jueves y martes. Pero la cuestión de las grabaciones para el disco, nosotros la acordábamos con los compañeros de estudio, ¿ya? Porque ese es un estudio que realmente es de Palenque, así que uno no paga ahí, esa es la facilidad. Y como venimos trabajando con Kuchá Suto, que viene trabajando mancomunadamente con Kombilesa, con ellos nos poníamos cita cuando ellos podían y nosotros podíamos y llegábamos al estudio y grabábamos las canciones y hacíamos algunos arreglos, en fin, ya...
 

La calle que conduce a la casa cultural, donde queda Palenque Studio, el estudio donde Kombilesa Mi grabó su álbum y la sede de Kuchá Suto, el colectivo de Comunicaciones de Palenque que menciona Andris.  (Foto de archivo personal de Laura)

La calle que conduce a la casa cultural, donde queda Palenque Studio, el estudio donde Kombilesa Mi grabó su álbum y la sede de Kuchá Suto, el colectivo de Comunicaciones de Palenque que menciona Andris. 
(Foto de archivo personal de Laura)

Keila, hablemos del toque femenino. Te lo pregunto porque sus canciones resaltan a las mujeres de Palenque…la mujer palenquera, que es la maravilla, la belleza, la sensualidad. Tu eres la voz líder femenina. 

Keila: La verdad es que cuando ya se formó Kombilesa Mi, yo no estuve en los primeros momentos. A Andris se le ocurrió la idea de hacerme la invitación a que participara en Kombilesa Mi, ya que yo venía cantando en la tradición; el canto tradicional, nada de hip hop. 
Lo que pasa es que en Kombilesa Mi hubo una integración de varios grupos de la comunidad, entonces había mucho auge, todos querían cantar en ese momento. Y a Andris se le ocurre, cuando ya está Kombilesa Mi conformado, crear el RFP (Rap Folklórico Palenkero), o sea fusionar ritmos tradicionales como hip hop y hacer música con letras de canciones en lengua y en castellano. 

Algunos no estuvieron de acuerdo con esa idea, entonces algunos tuvieron que ir a estudiar a otro lado y otros dijeron que no iban a seguir porque no les gustó la idea de incorporar la percusión a la banda, entonces ahí se abrieron algunos espacios. Pero yo todavía no pude lograr cantar en Kombilesa Mi, sino que estaba en el llamador. Después del llamador pasé a la maraca. Después a Andris se le ocurrió la idea del coro de la canción Ma Kuagro, y dijo que yo hiciera el coro. Pero ni con eso logré quedarme cantado. Entonces en algunas presentaciones yo cantaba, me recuerdo que una fue el Festival de Tambores de Palenque, donde Kombilesa Mi estaba tocado y yo estaba tocando el llamador. Cuando llegó el momento de tocar Ma Kuagro me levanté del llamador y me puse a cantar. La gente, la comunidad, escuchó mi voz y dijo que me dejaran cantar, que ese coro se escuchaba más bonito en mi voz. 


Y ustedes dijeron: Pues bueno… 

Andris: Claro, sí. Incluso yo escribí ese coro ahí al lado de ella, porque ella es mi mujer o yo soy su marido, entonces lo escribí para ella…

Qué bonito. Pero, déjame ver si entiendo bien, en Palenque había muchos grupos de rap diferentes. Y según leí, el rap llegó por influencia de Venezuela…

José: Sí, los palenqueros que salían a estudiar o a trabajar al país venezolano, cuando la cosa estaba buena allá, ellos traían música y videos de una banda de rap venezolano que se llamó Guerrilla Seca. Pero en esos videos venían múltiples canciones, es decir, ellos veían de pronto en el CD, o en la carátula, a un negro cantando y eso dejó huella en los pelados. Ellos veían el parentesco entre negros y lo llevaban y así, así fue que fue llegando….

Andris: También cabe decir que el RFP fue lo mejor que pudimos hacer, ya que cuando cantábamos con bandas distintas teníamos los instrumentales bajados del Internet y realmente no éramos aceptados en la comunidad. Cuando hacíamos show en la plaza nuestros mayores, o algunos jóvenes que no estaban de acuerdo con el género, decían que éramos locos, que lo que hacíamos era bulla, sobre todo los mayores. Pero cuando implementamos el RFP (el Rap Folklórico Palenkero) la cosa cambia, ya todo el mundo ve la aceptación, incluso nuestros niños miraban a KMRP (Keila) y le gritaban «¡Ma Kuagro!», que es una palabra en lengua palenquera para referirse a todo tipo de organización social, ya sea la corporación, el boro o el grupo de amigos. Yo creo que eso fue realmente lo gratificante, ¿ya? Tener la aceptación en el pueblo.


Entonces llegó la influencia musical de Venezuela, se formaron muchos grupos de rap en Palenque, entre esos el de ustedes. Y cuando tocaban les decían «Muchos locos, ¿ustedes que están haciendo? Qué bulla...».

Andris: Porque no conocían realmente el rap. O sea, si tu le decías a mi abuelo, «Tu nieto es rapero», él respondía «¿Como así que mi nieto es “ratero”». O sea, ellos no entendían...


En todo caso se formaron muchos grupos y luego ustedes dijeron: «Hagamos uno, contundente y definitivo: Kombilesa Mi». Y muchos en palenque quisieron participar en el proyecto, hasta que ustedes dijeron: «Kombilesa Mi, no es solo rap, ni hip hop, es hip hop y rap de Palenque, con sonido de nosotros».

Andris: Sí realmente eso pasó. Como dice el compañero, ya estaba la influencia de Guerrilla Seca de Venezuela, después llegó la Internet y así siguió esa influencia extranjera, porque comenzaron a investigar más el hip hop y el rap, entonces la cuestión era de imitación, a los venezolanos, a los americanos y a los cubanos también. 

Cuando a mí se me ocurre la idea, con otro compañeros que se llama Luis Ende, es para darle más fuerza al hip hop, porque nos veíamos muy débiles en el sentido que no había participación en la comunidad. Ya nosotros veníamos en proceso culturales con la escuela de danza, música… Lo que yo me pensé fue: ya que éramos músicos, teníamos instrumentos tradicionales, teníamos la lengua palenquera y una historia que contar, pues vamos a hacer un rap comunitario. De ahí me nace la idea de hacer un Rap Folclórico Palenkero. Y ahí sí, como dice el compañero, la gente captó el mensaje real. 

En ese proceso había aproximadamente veinte personas, y como estaban tan influenciados, no les gustó la idea de los tambores. Decían: «¿Cómo así que rap con tambor?, ¿que lengua palenquera?». En ese momento fue donde finalmente quedaron los que son, porque los demás se fueron a trabajar o simplemente no les gustó la propuesta. Nos dijeron: «Nosotros vamos a seguir con pistas bajadas de Internet y ustedes hace su vaina con su tambor…»


¿O sea que lo que a tí te motivó fue que la comunidad se emocionara con la música que ustedes hacían?

Andris: Eso, pero además fortalecer y preservar la cultura misma, propia, nuestra y hacer algo diferente, porque yo les decía a ellos: «Aldeano ya tiene un recorrido, Guerrilla Seca ya tiene un recorrido, estos de Norte América ya tienen un recorrido. Si ustedes van a ser mejor que ellos, tienen que hacer algo propio, algo nuevo, porque a ellos ya los conocen y ellos ya tan adelante», por decirlo así. 


Además ellos triunfaron siendo ellos mismos…

Andris: Eso, eso, entonces nosotros no tenemos que imitarlos a ellos. Realmente esa fue mi principal idea, hacer algo propio, único, que nosotros en Palenque seamos los creadores y por eso fue que nació el RFP y en ese proceso se fueron muchos y quedamos solamente nueve…


¿Y como les ha ido con esa decisión?

Andris: Pues excelente, realmente es una decisión que valió la pena. Sabemos que lo nuestro es lo principal: la lengua palenquera, nuestra tradición, nuestra música, nuestras danzas y esa ha sido la mejor decisión que hemos tomado, porque hemos creado un género y eso es muy valioso.

José: También hay que decir que ha sido beneficioso porque estamos educando a la comunidad en nuestra música. Ya nuestros niños tararean nuestras canciones en lengua palenquera. Cabe decir que la lengua palenquera también tuvo un déficit, ya que fuimos discriminados. Por lo menos mi madre no habla lengua palenquera, porque su mamá cuando salían a lugares como Cartagena se lo prohibía, porque iba a ser burlada. Entonces yo realmente aprendí escuchando a mi abuela hablar lengua palenquera, dentro de la casa. 
Adelantándome un poco, luego viene el proceso de Kombilesa Mi y decidimos apostar al fortalecimiento y la salvaguardia de la lengua como tal. El proyecto ha estado creciendo y nuestros niños ya le están dando, que es lo gratificante de todo esto...

Keila: Lo que pasa es que Kombilesa Mi, tiene una sede en Palenque, donde nos reunimos para practicar. La sede queda en la plaza Benkos, diagonal a un centro de salud, por el callejón dos casas.
Esa es la sede, nos reunimos para practicar, a crear canciones, reuniones de grupo, pero además ese espacio también lo prestamos para algunos artistas de la comunidad o cuando quieren practicar, también hay allí muchos grupos de baile. Nosotros también venimos de un proceso de danzas y músicas tradicional. Ellos dictan talleres de música, hasta de lengua y yo dicto talleres de danzas, con niños de tres a seis años. Entonces esos mismo niños les ha nacido el interés por aprender las canciones de Kombilesa Mi, o sea tú vas y escuchas diferentes letras de Ma Kuagro: «Ma Kuagro lindo Palenque… Ma Kuagro viva palenque».

Andris: Más que todo es por la melodía pegajosa, que les gusta la canción… ellos las interpretan como ellos pueden…

Keila: Ese es otro objetivo de Kombilesa Mi, fortalecer la lengua palenquera a través de la música, y más en los niños, que les nazca el interés por aprender la lengua palenquera. Ellos mismos están escuchando y van diciendo: «Ahí dice tal cosa», o están preguntando qué quiere decir en castellano las palabras, ellos se preguntan qué quiere decir en castellano el coro de Ma Kuagro, por ejemplo.

Andris: Pero además refuerzan su conocimiento con base en la lengua, la tradición y los proceso culturales, también en las escuelas de danza que hay en San Basilio de Palenque y en la institución como tal, porque la lengua la dan en talleres  de la comunidad que realiza, en la secundaria y en la primaria...

Ali: También se buscan conseguir el diccionario. Ahorita estamos trabajando en armar ciertas aplicaciones para poder acceder a la lengua.

 
Entonces la música de Kombilesa Mi es de la comunidad. Es como si fuera una sola cosa: la comunidad, los niños, la educación, el ritmo, Palenque, la lengua, Kombilesa Mi. Todo es una unidad…

Andris: Por eso lleva el nombre Así es Palenque. Si tu miras son 10 canciones, está la primera, Así es Palenque, narrando la historia de Palenque, sobre lo que es Palenque, su origen…

La número dos I Kelé, quiere decir Yo quiero, hablando lo que nosotros queremos con la lengua palenquera, que no se pierda, que se mantenga, que se pueda expandir por el mundo tipo Colombia.

La tres Endi Loyo hace referencia a ese lugar en el arroyo, ya que es una fuente hídrica de la cual nosotros nos abastecemos, nos compartimos, nos comunicamos. Es un espacio de comunicación también.

La cuarta canción es Pa to ma changaina hace referencia a todas las mujeres, para todas las mujeres, hablando sobre esa importante labor que hacen las mujeres palenqueras y colombianas, y del mundo. Además también hablando sobre el maltrato que se da contra ellas, que eso no está bien.

Número cinco que es Ma Kuagro, hace referencia a un grupo de personas, porque en Palenque estamos organizados por cuadros.

La seis Kumina Suto, que quiere decir Nuestra comida, habla de la comida Palenquera, del arroz con pescado, con coco, resaltando la labor importante de los tradicionales cocineros. Hay un nuevo libro de cocina (palenquera) que habla de eso. 

La séptima canción No puedo olvidar, es una canción que grabamos en Bogotá, en modo estudio con la participación de Ángel Mc Todo Copas y la producción de Pablo Gaviria, habla del amor. Los raperos nos enamoramos, somos románticos, no somos solo revolución y protesta.

La canción Garífuna hace referencia a unos compañeros que conocimos en Estados Unidos, que se sitúan en Centro América. Ellos tienen música tradicional afro como Palenque, en fin. 
Y el disco nueve hace referencia a lo dulce de un ponqué jugando con doble sentido, algo muy palenquero.  

Número diez es El punto. Llevándote a los diferentes puntos importantes de la comunidad aunque todos son importantes, pero hay unos más que otros, por ejemplo las casas de los maestros y maestras, de los personajes tradicionales, la Casa de la cultura, el templete de  templete de Benkos, el monumento de Pambelé y así… Todo eso hace referencia al punto. 

Son diez canciones llenas de tradición, información. Por eso denominado Así es Palenque. 


La canción Garífuna es de un pueblo similar a Palenque, pero de Centro América. ¿Cuál es la historia de ese tema?
Andris: La canción Garífuna fue una composición que yo realice, después vinculé al compañero Ali Fernando, MCPM, con base a un viaje que hice a EEUU en 2013. Estuve representando a Colombia y a Palenque allá con una invitación que hizo la Cancillería y el Ministerio de Cultura, Dirección de Poblaciones para personas representantes de lenguas nativas. También fueron unos compañeros de la Guajira, Huitoto del Amazonas, Arhuacos de la Sierra Nevada, en fin. Fueron cinco lenguas tradicionales de aquí de Colombia, en total hay 68. Fuimos una delegación y eso es un festival del mundo, también fueron de Japón, de Centro América, Norte América… 

Durante mi estadía allá pude conocer a los hermanos garífuna, que están ubicados en Centro América: Guatemala, Nicaragua. Desde que yo los vi hubo una conexión directa, ellos son ambos, africanos.


Diáspora…

Andris: Justamente. Yo iba vestido con una ropa así africana y ellos también. Cuando me vieron, nos intrigamos quién era el otro. Hubo una conexión directa porque ellos hablan garífuna, inglés y español. Yo lengua palenquera y español. Ellos me ayudaron mucho con la traducción del inglés, muchos están en Miami y New York ahora. En el evento todos tenían su carpa, y yo me la pasaba en la carpa de los garífuna y ellos en la de Colombia, hubo conexión por los instrumentos, los elementos tradicionales y ellos también, ellos hacían su gastronomía, comidas tradicionales. Fueron 17 días compartiendo con los garífuna, contándome el proceso con la lengua de ellos, que tuvo una decadencia y ahora están trabajando para fortalecerla, ese evento se llamaba Smithsonian Folk Festival, Washington D.C.

Nos quedamos en el mismo hotel. Yo fui solo y les enseñé algunos ritmos de Palenque y ellos me ayudaron a tocar con los instrumentos de ellos: hubo una conexión total. Yo les regalé las maracas, porque yo las sé hacer. Compartimos baile, gastronomía, música, y en mi mente fui creando la idea que a ellos tenía que hacerles una canción, entonces cuando llegué a Palenque les comenté a los compañeros y comencé a escribir, hice una estrofa con Ali, le expliqué más o menos su vivencia, lo que eran, lo que comían, los que ellos tocaban, bailaban y ahí fue saliendo.

Ellos tienen mucha alegría, ellos tienen su meneo de cintura, son candela viva, por eso quise hacer esa canción con la intención de resaltar esa importante labor que están haciendo ellos como gente de mundo y que mucha gente no los conoce, entonces esa fue la idea principal de la canción.


Finalmente, ¿cómo les gustaría ser reconocidos?
Andris: En lo particular, yo quisiera que nos conocieran por nuestra música y nuestra cultura de Palenque, pero también como los pioneros y creadores de este género RFP. Muy a pesar que yo haya sido el de la idea, ahora lo estamos generando en Kombilesa Mi y pues que así nos conozcan.

 
Source: http://www.lacasadelahistoria.com/entrevis...

Invitación a hablar de podcast en la Cátedra UNESCO de Comunicación

Amigos en Bogotá,

Con frecuencia, los profesores en las universidades tienen un problema, les gustaría que más personas hablen de su investigación. Yo creo que una solución a eso son los podcast. Los acádemicos ( y muchos otros) pueden aprovechar este formato para que el mundo escuche lo que ellos tienen para decir.

Y justamente voy a hablar sobre eso este jueves en la Cátedra Unesco de Comunicación. Los invito a que pasen por allá y conversemos sobre podcast.

Cita: 
Jueves 3 de noviembre, Auditorio Félix Restrepo sala 1, Pontifical Xavierian University, Carrera 7 # 43-82 - hora: 3:40 p.m

Reseña: Elefantes en el cuarto, un cómic brutal

Esta es la portada del libro dibujado (y escrito) por Sindy Infante y publicado por la editorial Cohete Cómics.

Esta es la portada del libro dibujado (y escrito) por Sindy Infante y publicado por la editorial Cohete Cómics.

La protagonista del cómic es Sindy, su autora. Y todo lo que pasa en la historia, pasa (entre comillas) en su cuarto. La escena común: hay que sacar objetos para regalar. Mientras decide qué sacar y qué dejar, Sindy recuerda su niñez y su adolescencia. "Los objetos llevan a recuerdos, los recuerdos a personas y las personas a historias", dijo Daniel Jiménez, editor de la revista Larva, en el lanzamiento de este cómic.

La trama es tan sencilla como los dibujos, que remiten a los trazos de un niño chiquito. Sin embargo, durante la lectura, la sencillez da paso a lo profundo. Los recuerdos de Sindy representan las memorias de una comunidad: son también la experiencia de crecer en Bogotá, de pertenecer a una familia de clase media y de afrontar, personal y socialmente, el hecho de descubrirse gay.

Elefantes en el cuarto fue publicado en abril por Cohete Cómics, un sello editorial de novela gráfica que nació este año. Es buena noticia que en Colombia se publiquen libros así: cómics escritos por mujeres sobre temas de género. Y bueno, se viene una segunda parte... Como dijo Sindy: "La historia aún no está escrita, pero ya está vivida"

Source: http://www.vice.com/es_co/read/estas-son-l...